El ejército sirio anuncia un cese unilateral en el sur antes de...

El ejército sirio anuncia un cese unilateral en el sur antes de la cumbre de Astaná

Compartir

El ejército sirio ha anunciado que suspenderá sus operaciones en tres provincias del sur del país hasta el próximo jueves. El cese de hostilidades, que entró en vigor a mediodía del domingo, se realiza como parte de los “esfuerzos de reconciliación”, han dicho las fuerzas armadas oficialistas. Es el segundo alto al fuego unilateral impulsado en las últimas dos semanas. Se desarrollará en el marco de la mesa de negociaciones de Astaná, que reunirá de nuevo a Turquía, Rusia e Irán este martes y miércoles en la capital kazaja.

La suspensión de acciones militares comprenderá las provincias de Sweida, Daraa y Quneitra, escenarios de intensos combates durante la semana pasada. Según el pro opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, al menos 44 personas, entre ellas 12 miembros de las fuerzas del régimen sirio y 21 civiles, murieron este fin de semana en Daraa por choques entre brigadas leales al Gobierno de Bashar Asad y alzadas. La capital provincial permanece dividida entre partidarios y detractores del dirigente.

Quneitra, además, recibió a finales de la semana pasada el impacto de proyectiles israelíes procedentes de los Altos del Golán, ocupados por Israel. Tel Aviv aseguró que respondían a la caída de piezas de artillería desde el lado sirio de la frontera internacionalmente no reconocida. El sur de Daraa y Quneitra forman una de las cuatro zonas de “desconflicto” – las otras son la provincia noroccidental de Idlib y partes de la vecina Lataquía, Hama y Alepo, el norte de Homs y Guta Este, junto a Damasco – pactadas en Kazajistán.

Este martes y miércoles los organizadores de esta estructura, destinada a rebajar la intensidad de los combates en Siria, se volverán a ver las caras en Astaná para evaluar su sostenimiento y plantear nuevas medidas para reforzarlo. Las treguas se han mantenido de forma desigual en cada una de las áreas. Según el medio oficialista ruso Sputnik, representantes del Kremlin han denunciado 11 casos de violación del alto al fuego en las últimas 24 horas, mientras que los turcos han alertado de 10 casos.

En Astaná se juntarán, por tercera vezlos equipos técnicos enviados por Ankara, Teherán y Moscú. En paralelo, según el portavoz presidencial turco Ibrahim Kalin, el presidente ruso Putin y su homólogo Erdogan aprovecharán la cumbre del G20 en Hamburgo, el próximo 8 de julio, para debatir esta cuestión. Más allá, otros asuntos que se abordarán en la mesa tripartita -Rusia e Irán apoyan a Asad y Turquía a la oposición- son el acceso de ayuda humanitaria y la recuperación de ciudades y sitios históricos.

Estados Unidos, cuyo presidente Donald Trump ha roto una tendencia de su predecesor atacando de forma reiterada activos del Gobierno sirio y sus aliados, no tiene silla en Kazajistán. El medio Foreign Policy asegura que el secretario de Estado Tillerson informó en privado al secretario general de la ONU, la semana pasada, de su intención de permitir que sea Rusia quien decida el destino del presidente sirio. En el pasado, Washington había exigido la salida de Asad del poder como condición para negociar.